Pagar las compras con Apple Pay


El sistema de pago online y sin cables Apple Pay, que ya está implantado en Estados Unidos (EEUU) y el Reino Unido, se ha estrenado en España de la mano del Banco Santander y a tiempo para la campaña de compras navideñas. Para utilizar el sistema de pago es necesario, por una parte, ser cliente del Banco Santander y disponer de una tarjeta de crédito American Express, MasterCard, tarjeta Ticket Restaurante o Carrefour. Además, se debe contar con un dispositivo de Apple (iPhone 6, 6s y 7, iPad 2 y Pro, Apple Watch y algunos ordenadores Mac). Apple Pay se puede usar en cualquier establecimiento que tenga un TPV 'contactless' o bien adaptado específicamente para Apple Pay.

¿Cómo funciona Apple Pay?

Las tarjetas de crédito se guardan en el dispositivo de Apple empleado para pagar. Según la compañía, es "la manera más segura de pagar": cuando se hace una compra, Apple Pay utiliza un número específico de dispositivo y un código de transacción único. De este modo, el número de la tarjeta no queda guardado en el aparato ni en los servidores de Apple, ni tampoco se comparte con los comercios. Además, la compañía ha informado de que no se guardan los datos de las transacciones realizadas en ninguna parte. El funcionamiento del sistema de pago se parece mucho -especialmente si se utiliza con el 'smartphone'- a Samsung Pay, disponible en España desde junio. Apple Pay no supone un gasto para los usuarios, ya que Apple únicamente cobra una comisión al banco por cada compra.

Según la vicepresidenta corporativa de la compañía y responsable de Apple Pay, Jennifer Bailey, el mercado español se presenta como "una gran oportunidad". A escala mundial, España se encuentra entre el primer y el segundo puesto en operaciones 'contactless' y más del 75% de los comercios dispone de un terminal adaptado para este tipo de operaciones. De hecho, hay 800.000 terminales TPV en España, a los que pueden acceder más de 11,5 millones de usuarios. Para entender el altísimo grado de penetración del sistema en España, Bailey explicó que se pueden comparar las cifras con las de los Estados Unidos, en donde sólo el 30% de los comercios cuenta con un terminal que permite pagos 'contactless'.

Comentarios