MyShake: app que permite predecir terremotos

[caption id="attachment_2883" align="aligncenter" width="600"]App para predecir terremotos App para predecir terremotos[/caption]

El Laboratorio de Sismología de Berkeley, en la Universidad de California, ha desarrollado una aplicación capaz de predecir terremotos aprovechando los sensores de movimiento de los teléfonos móviles. MyShake, que de momento sólo está disponible para Android pero también llegará a iOS en un futuro, utiliza el acelerómetro para detectar las primeras vibraciones. Si la utilizan un número suficiente de usuarios, podrá enviar una notificación a los teléfonos de las zonas más cercanas antes de que llegue el temblor más intenso.

En un artículo publicado en 'Science Advances', los investigadores detallan cómo funciona el algoritmo que diferencia entre los movimientos normales y las primeras vibraciones de un terremoto. Cuando el dispositivo está inmóvil en una superficie plana, la aplicación compara cualquier vibración con datos históricos de terremotos. Después de una primera clasificación en cada uno de los teléfonos, se envía la información al servidor central, que pone en común los datos recibidos de diversos dispositivos para determinar si efectivamente se trata de un terremoto.

Según los investigadores, un móvil inteligente moderno puede detectar un terremoto de 5 grados en la escala de Richter a 10 kilómetros de distancia del epicentro. Al poner en común los datos se puede determinar correctamente si se trata de un terremoto y precisar la ubicación exacta del epicentro y la hora en que se inició; para ello se necesitan un mínimo de 300 móviles por cada área de 100 kilómetros cuadrados, con una separación media de 6,4 kilómetros entre los dispositivos. Si se cumplen estos requisitos, es factible enviar alertas unos segundos o incluso minutos antes del temblor más intenso.

Estos avisos preventivos ya son posibles con los datos de los sismógrafos, que son sensores mucho más precisos que el acelerómetro de un teléfono móvil. En este caso, sin embargo, incluso las redes más densas están formadas por un número reducido de dispositivos con grandes distancias entre ellos. Aprovechar los datos de los móviles, aunque sean menos precisos, permitiría crear una red alternativa mucho más densa, con un gran número de observaciones en puntos diferentes, lo que podría mejorar la precisión de los cálculos finales.

Comentarios