Hyperloop: el tren supersónico

[caption id="attachment_2822" align="aligncenter" width="550"]Tren supersónico HyperLoop Tren supersónico HyperLoop[/caption]

El tren ultrarrápido hyperloop está a punto de dejar el mundo de las ideas para pasar a la etapa de los prototipos. Más de un centenar de proyectos han participado en una primera selección del concurso de SpaceX para diseñar el vehículo, ideado por el emprendedor sudafricano Elon Musk, propietario de esta empresa dedicada al transporte aeroespacial y creador también de PayPal y Tesla Motors. "De momento no estamos desarrollando un hyperloop comercial, pero sí estamos interesados ​​en ayudar a acelerar el desarrollo de un prototipo funcional", dice la compañía.

Así,  130 equipos de ingenieros aeroespaciales, mecánicos y electrónicos, entre otros, trabajan en el diseño de su hyperloop, una especie de tren formado por cápsulas, pensado para viajar por un tubo de baja presión de unos tres metros y medio de diámetro sin fricción para el vehículo, y que debería llegar a una velocidad de casi 1.200 km / h. El trayecto entre Los Ángeles y San Francisco, ciudades separadas por 600 kilómetros, distancia parecida a la que separa Madrid y Barcelona, podría hacerse en solo 30 minutos.

Tests en los próximos 6 meses

De momento, los proyectos seleccionados deben terminar la búsqueda de financiación - la mayoría ya la tienen casi cubierta - para diseñar sus prototipos de cápsula y probarlos en el próximo test definitivo. Para entonces, SpaceX tendrá construido un kilómetro y medio de tubo conductor en su sede de California, donde los equipos probarán los prototipos desarrollados a escala humana.

Musk, propietario de SpaceX, comenzó a trabajar en el hyperloop en 2013. La idea parte de la construcción de un nuevo sistema de transporte formado por cápsulas que se desplazarían por una especie de tuberías a baja presión para reducir la fricción . El coste de una hipotética línea del hyperloop entre Los Ángeles y San Francisco sería de unos 6.000 millones de dólares, 30 veces menos que el presupuesto del tren de alta velocidad de California. Además, también ahorraría costes al usuario, que pagaría unos 30 dólares por billete.

Comentarios