El coche sin conductor de Google

[caption id="attachment_2745" align="aligncenter" width="651"]Coche sin conductor de Google Coche sin conductor de Google[/caption]

El proyecto de coches sin conductor de Google, que ya tiene la tecnología prácticamente a punto, está centrado ahora en recorrer una gran cantidad de kilómetros de manera supervisada para recoger información de situaciones reales. Google quiere aprender a resolver la máxima variedad posible de problemas para poder lanzar al mercado un vehículo completamente autónomo, que no requiera intervención humana en ningún momento.

El fabricante de vehículos eléctricos Tesla y la gran mayoría de marcas convencionales apuestan, en cambio, por incorporar funciones de conducción autónoma gradualmente. La última actualización de 'software' para los vehículos Tesla introdujo una tecnología llamada Autopilot capaz de conducir de manera autónoma en vías rápidas bien señalizadas como autopistas. Si los carriles están bien señalados y pintados, el coche es capaz de seguir la trayectoria correcta y mantener la distancia adecuada con el vehículo de delante.

Google argumenta que las personas se acostumbran muy rápidamente a confiar en el piloto automático y dejan de estar atentos a la circulación para hacer otras cosas. Así, cuando el sistema no sabe resolver una situación y les pide que intervengan, no son capaces de reaccionar de manera suficientemente rápida. Tesla, que había argumentado que el Autopilot ya aconseja mantener las manos en el volante, reconoció la semana pasada que un simple aviso es insuficiente y que introducirá "restricciones adicionales".

¿Circulan a poca velocidad?

Uno de los coches sin conductor de Google que circulan por diversas zonas de los Estados Unidos en periodo de pruebas fue detenido por la policía por ir demasiado lento. La escena se produjo en el municipio californiano de Los Altos, junto a Mountain View, donde está la sede central de Google, y fue capturada y publicado en Facebook por Aleksandr Milewski.

Milewski detalla que el agente de policía se acercó a hablar con el técnico de Google que iba en el interior del vehículo para preguntarle por qué circulaba tan lento. Milewski, que también se acercó a hablar con el técnico de Google después de hacer la fotografía, detalla que estos vehículos de pruebas están limitados a 40 km/h y no tienen un volante convencional pero sí controles que permiten que una persona intervenga si es necesario.

El coche sin conductor de Google no es un modelo convencional modificado sino que está fabricados por la misma empresa y limitado por motivos de seguridad pero también de imagen. "Queremos que sean percibidos como agradables y cercanos", explica la empresa.

Pruebas del coche sin conductor

Google también aprovecha la anécdota para destacar que sus vehículos de pruebas ya han recorrido más de 1,9 millones de kilómetros por la red viaria convencional, el equivalente a 90 años de experiencia para un conductor y que no han sido multados ni una sola vez. Tampoco han sufrido ningún accidente por su culpa. En julio se vieron involucrados en su primer accidente con heridos, pero fue por culpa del otro conductor.

Comentarios