Aprender sobre Social Media y Community Management

Los medios sociales (Social Media) son una herramienta muy eficaz para encontrar público objetivo, dirigir tráfico web y en consecuencia aumentar las ventas. Las empresas confían su política de Social Media a un Community Manager, la persona que administra las diferentes comunidades mediante las cuales una empresa se comunica con sus clientes actuales y potenciales.



En un entorno de crisis y estancamiento económico en diversos países, las empresas han apostado por el Social Media para seguir creciendo, encontrar nuevos clientes y aumentar sus cifras de negocio.

El curso Community Manager y Social Media de Implika ofrece la formación necesaria para convertirse en un Community Manager y aprender a gestionar los medios sociales de manera fructífera para la empresa.  El rol de futuro Community Manager implica la gestión de la presencia de una empresa en medios sociales, en constante comunicación con el departamento de marketing.

¿Cuáles son las funciones y responsabilidades de un Community Manager?

A continuación se resumen las funciones más importantes de todo community manager:

1) Crear y gestionar perfiles

El community manager gestiona los perfiles de redes sociales como Facebook, Twitter o Linked In. Sus responsabilidades incluyen también la creación y publicación de contenidos de la empresa.

2) Escuchar a la comunidad

Un buen community manager debe saber detectar en las redes sociales todo aquello que puede afectar a la empresa. ¿De que se está hablando? ¿En qué está interesado el público objetivo? ¿Qué dicen de la competencia? ¿Cuándo leen los tweets o las actualizaciones? ¿Se está creando una buena imagen de marca? ¿Quiénes son los influenciadores clave dentro de la industria con los que se debe desarrollar una relación duradera?

3) Procurar el crecimiento de la comunidad

Un buen community manager sabe cómo hacer crecer sus redes y grupos participando todos los días a través de foros y comunidades en Internet pero también a través de eventos y conferencias fuera de la red.

La cantidad de fans en Facebook, seguidores en Twitter y contactos en LinkedIn es importante para establecer un buen alcance, pero el community manger también debe centrarse en la creación de una base de fans y seguidores de calidad; un millar de seguidores en Facebook poco activos pueden no ser tan valiosos como un puñado de seguidores muy influyentes y con las conexiones adecuadas.

4) Distribuir contenido

Promover el blog y el sitio web creando, publicando y distribuyendo contenidos en las redes sociales con el objetivo de ayudar a la empresa a generar conversaciones que permitirán llegar al público objetivo y ganar más clientes.  La clave está en los diálogos, no en los monólogos.

5) Unirse a la conversación

Responder a preguntas y comentarios de inmediato, dando a la marca un aspecto humano y estableciendo relaciones fructíferas. El community manager representa la voz de la empresa.

Por todo ello, las empresas concluyen que contratar a un community manager no es un gasto sino una inversión de marketing con rápido retorno. Es por este motivo por el que se trata de un perfil muy demandado y con buenas salidas profesionales.

Comentarios